Receta saludable de chucrut con cúrcuma y jengibre

Chucrut fermentado

El chucrut es un plato fermentado de repollo que se ha convertido en una opción popular debido a sus beneficios para la salud y su increíble sabor. En esta guía, aprenderás cómo hacer chucrut casero con un toque especial de cúrcuma y jengibre. Te proporcionaremos una receta paso a paso y consejos útiles para garantizar un chucrut sabroso y saludable.

Beneficios del chucrut

  • Probióticos: El chucrut es una excelente fuente de probióticos, que son bacterias beneficiosas para la salud intestinal. Estos probióticos promueven un equilibrio saludable de bacterias en el intestino y mejoran la digestión.
  • Alto contenido de vitamina C: El repollo utilizado en el chucrut es rico en vitamina C, un antioxidante que fortalece el sistema inmunológico y promueve la salud general.
  • Bajo en calorías y rico en fibra: El chucrut es un alimento bajo en calorías y alto en fibra, lo que lo convierte en una magnífica opción para mantener un peso saludable y favorecer la salud digestiva.
Chucrut fermentado

Ingredientes clave: cúrcuma y jengibre

La receta de chucrut que te presentaremos incluye dos ingredientes especiales: cúrcuma y jengibre. Estos ingredientes no solo agregan sabor, sino que también aportan beneficios adicionales para la salud:

  • Cúrcuma: La cúrcuma es conocida por su poder antiinflamatorio y antioxidante. Ayuda a combatir la inflamación en el cuerpo y se ha relacionado con beneficios para la salud del corazón y el cerebro.
  • Jengibre: El jengibre tiene propiedades digestivas y antiinflamatorias. También se ha usado tradicionalmente para aliviar las náuseas y promover la salud gastrointestinal.

Receta de chucrut con cúrcuma y jengibre

Ingredientes:

  • 1 cabeza de repollo
  • 4 zanahorias ralladas
  • 1 cebolla picada en juliana
  • 4 dientes de ajo, aplastados y picados
  • 2 cucharadas soperas de jengibre rallado
  • 2 cucharadas soperas de cúrcuma en polvo
  • 1 cucharada sopera de sal rosada de los Andes (o sal marina)
Leer ⇾  Aromas y sabores intensos: usos culinarios del katsuobushi en platos tradicionales

Preparar el repollo y la salmuera

  • Corta la cabeza de repollo en trozos pequeños, reservando la hoja exterior.
  • En un recipiente grande, mezcla el repollo picado con la sal.
  • Masajea la mezcla durante unos minutos para ayudar a liberar el agua del repollo y crear una salmuera.
  • Deja reposar la mezcla de repollo y sal durante aproximadamente 1 hora para permitir que la sal extraiga el agua del repollo.

Agregar los ingredientes adicionales

  • Después de la hora de reposo, agrega las zanahorias ralladas, la cebolla picada, el ajo, el jengibre rallado y la cúrcuma en polvo al recipiente con el repollo.
  • Masajea nuevamente la mezcla para combinar todos los ingredientes y romper las paredes celulares de las verduras, lo cual ayudará a liberar más líquido.
Chucrut casero

Empacar y fermentar

  • Toma un frasco de vidrio con boca ancha y comienza a empacar la mezcla de verduras en él. Presiona ligeramente para compactar, pero deja un poco de espacio en la parte superior.
  • Asegúrate de que las verduras estén cubiertas por su propio líquido. Si no hay suficiente líquido para cubrirlas, prepara una salmuera adicional mezclando 5 gramos de sal en 1 taza de agua y agrega esta salmuera al frasco.
  • Coloca un peso sobre las verduras para mantenerlas sumergidas en la salmuera. Puedes utilizar una pequeña piedra o un peso específico para fermentación.
  • Cubre el frasco con una tela o filtro de café y asegúralo con una banda elástica para evitar la entrada de insectos. También puedes usar una tapa de plástico, evitando las tapas de metal.

Fermentación y almacenamiento

  • Deja el frasco en un lugar oscuro a temperatura ambiente durante al menos 2-3 días, pero el tiempo total de fermentación dependerá de tus preferencias personales. Cuanto más tiempo lo dejes fermentar, más intenso será el sabor.
  • Recuerda cada dos días liberar los gases acumulados durante la fermentación.
  • Pasado el tiempo de fermentación deseado, traslada el chucrut a un tarro más pequeño si es necesario para evitar el exceso de aire.
  • Guarda el chucrut en el refrigerador para detener el proceso de fermentación y disfrútalo como acompañamiento en tus comidas.
Ensalada chucrut

Consejos adicionales para preparar el chucrut perfecto

Emplea ingredientes frescos y de alta calidad para obtener mejores resultados. Esto garantizará que tu chucrut tenga un sabor delicioso y una textura agradable.

Leer ⇾  Accesorios, fermentación de alimentos - Los 10 más útiles

Asegúrate de masajear adecuadamente la mezcla de verduras con sal para liberar suficiente líquido y crear una salmuera. El masajear las verduras ayudará a romper las células y extraer sus jugos naturales, lo cual es esencial para la fermentación.

No olvides usar un peso para mantener las verduras sumergidas en la salmuera durante todo el proceso de fermentación. Esto ayudará a evitar que las verduras se expongan al aire, lo cual puede llevar a un crecimiento no deseado de moho u otros microorganismos.

Si deseas un chucrut más suave, puedes reducir la cantidad de sal empleada. Sin embargo, ten en cuenta que esto puede afectar el tiempo de fermentación y la vida útil del chucrut. La sal juega un papel importante en el proceso de fermentación, ya que ayuda a controlar el crecimiento de bacterias no deseadas. Por lo tanto, si decides reducir la sal, es posible que necesites fermentar el chucrut por más tiempo y consumirlo más rápidamente.

Chucrut casero

Experimenta con diferentes combinaciones de ingredientes para personalizar tu chucrut según tus preferencias de sabor. Puedes agregar hierbas, especias o incluso frutas para darle un toque único a tu chucrut. ¡Diviértete probando diferentes combinaciones y descubre tu propia receta especial de chucrut!