Mermelada de frutas con scoby de kombucha: Receta paso a paso

Mermelada kombucha

En este artículo, aprenderás cómo crear una deliciosa mermelada de frutas utilizando el scoby de la kombucha. La kombucha es una bebida fermentada muy popular y saludable, y su scoby (cultivo simbiótico de bacterias y levaduras) puede ser empleado para hacer otras preparaciones culinarias interesantes, como esta mermelada. Te guiaremos paso a paso en el proceso, desde la elección de las frutas hasta el envasado final. ¡Vamos a empezar!

Materiales necesarios

Scoby de kombucha

Debes tener un scoby de kombucha activo y saludable. Puedes obtenerlo al preparar tu propia kombucha o preguntar a alguien que ya haga kombucha en casa.

Frutas

Elige tus frutas favoritas para hacer la mermelada. Puedes optar por frutas como fresas, moras, frambuesas o duraznos.

Azúcar

Necesitarás azúcar para endulzar la mermelada. La cantidad dependerá de tus preferencias personales y de la dulzura natural de las frutas.

Kombucha

Usaremos kombucha en lugar de jugo de limón. La kombucha agregará un toque ácido y contribuirá al proceso de fermentación.

Frascos de vidrio

Prepara frascos de vidrio esterilizados para envasar la mermelada una vez lista.

Batidora

Utilizaremos una batidora para obtener la textura adecuada de la mermelada.

Mermelada kombucha

Pasos para crear la mermelada de frutas con el scoby de la kombucha

Paso 1: Preparación del scoby de kombucha

Para preparar el scoby de kombucha, asegúrate de que esté limpio y libre de impurezas. Enjuágalo suavemente con agua filtrada o hervida para eliminar cualquier residuo. Luego, córtalo en trozos más pequeños para facilitar su integración en la mermelada durante la cocción.

Paso 2: Preparación de las frutas

Lava cuidadosamente las frutas seleccionadas para hacer la mermelada. Retira cualquier tallo o parte no comestible. Dependiendo del tipo de fruta, puedes pelarla o dejar la piel, según tus preferencias. Luego, córtala en trozos pequeños y uniformes para facilitar la cocción y obtener una textura suave en la mermelada.

Leer ⇾  Koji: el fermento secreto de la gastronomía japonesa

Si las frutas tienen huesos, como duraznos o ciruelas, asegúrate de quitarlos antes de cortarlas en trozos. De esta manera, evitas que los huesos aporten amargor a la mermelada.

Paso 3: Cocinando las frutas

En una olla grande, coloca las frutas troceadas y agrega azúcar al gusto. La cantidad de azúcar dependerá de tus preferencias personales y de la dulzura natural de las frutas. Una proporción común es utilizar 1 taza de azúcar por cada 4 tazas de frutas.

Añade también kombucha en lugar de jugo de limón para equilibrar el sabor y contribuir al proceso de fermentación.

El tiempo de cocción puede variar según las frutas empleadas, pero generalmente tomará alrededor de 30-40 minutos para obtener una consistencia de mermelada deseada.

Cocina las frutas y la mezcla de azúcar y kombucha a fuego medio-bajo hasta que las frutas se ablanden y suelten sus jugos.

Mermelada kombucha

Paso 4: Añadir el scoby y batir la mezcla

Una vez que las frutas estén cocidas y hayan liberado sus jugos, retira la olla del fuego y deja que la mezcla se enfríe ligeramente. Añade los trozos de scoby de kombucha preparados previamente a la olla y usa una batidora para mezclar todos los ingredientes hasta obtener una textura suave y homogénea.

Al batir la mezcla, asegúrate de que los trozos de scoby se incorporen completamente y se distribuyan de manera uniforme en la mermelada.

Paso 5: Envasado de la mermelada

Una vez que la mermelada haya alcanzado la consistencia deseada, vierte cuidadosamente la mezcla en frascos de vidrio esterilizados y asegúrate de sellarlos correctamente para garantizar su conservación.

Recuerda dejar un poco de espacio libre en la parte superior del frasco para permitir que la mermelada se expanda ligeramente durante el proceso de enfriamiento.

Mermelada kombucha

Paso 6: Almacenamiento y consumo

Una vez envasada, la mermelada debe ser almacenada en un lugar fresco y oscuro, como la despensa o el refrigerador. Si deseas una mermelada más líquida, puedes consumirla después de unos días. Sin embargo, si prefieres una textura más espesa, déjala reposar durante al menos una semana para permitir que los sabores se desarrollen y se intensifiquen.

Leer ⇾  ¿Qué alimentos no fermentan?

Consejos adicionales para hacer kombucha de mermelada

Aquí hay algunos consejos adicionales para mejorar tus resultados al hacer kombucha de mermelada:

  • Experimenta con diferentes sabores de mermelada para descubrir tus combinaciones favoritas.
  • Asegúrate de utilizar mermeladas 100% naturales sin aditivos o conservantes artificiales.
  • Controla el tiempo de fermentación en la segunda fermentación para ajustar el nivel de carbonatación y sabor según tus preferencias.
  • Mantén un registro de tus recetas y ajusta los ingredientes y tiempos de fermentación para lograr resultados óptimos.

Recuerda que la mermelada de frutas con el scoby de la kombucha es un producto fermentado, por lo que su sabor y propiedades pueden cambiar con el tiempo. Verifica siempre el olor y la apariencia antes de consumirla y, si notas algún signo de deterioro, es mejor desecharla.

¡Disfruta de tu mermelada casera y aprovecha los beneficios de la kombucha en una forma deliciosa!