Jalapeños fermentados: Beneficios y sabor Único | Receta

Jalapeños

Si eres amante de los sabores picantes y de los beneficios de la fermentación, estás a punto de descubrir una auténtica delicia. En este artículo, exploraremos el fascinante mundo de los jalapeños fermentados. Estos pimientos llenos de sabor adquieren un giro interesante a través de la magia de la fermentación, y estamos aquí para guiarte en cada paso.

¿Por qué fermentar jalapeños?

Fermentar jalapeños va más allá de ser un simple experimento culinario. Representa una oportunidad de aprovechar el poder probiótico. Antes de sumergirnos en el proceso, veamos por qué podrías considerar adentrarte en este mundo lleno de sabores y beneficios.

El poder probiótico

Los probióticos son esas bacterias amigables que hacen maravillas por la salud de tu intestino. Los alimentos fermentados, como los jalapeños, están repletos de estos microorganismos beneficiosos. Pueden mejorar la digestión, fortalecer el sistema inmunológico e incluso contribuir al bienestar mental. Así que al fermentar tus jalapeños, no solo estás preservando su sabor, ¡estás creando un condimento rico en probióticos!

El proceso de fermentación

Fermentar jalapeños es un proceso sencillo pero gratificante. A continuación, te explicamos cómo hacerlo:

Ingredientes que necesitarás:

  • Jalapeños frescos (lavados y sin tallos)
  • Dientes de ajo (aplastados)
  • Sal
  • Opcional: Otras especias como granos de pimienta o cebolla

Paso 1: Preparar los pimientos

Lava los jalapeños a conciencia en agua libre de cloro. Quita los tallos y córtalos en trozos pequeños, ¡semillas incluidas! No te preocupes, el nivel de picante disminuirá durante la fermentación.

Jalapeños

Paso 2: Elige tu recipiente

Opta por un frasco de vidrio o cerámica para la fermentación, ya que el plástico puede no ser ideal. Si usas metal, ten cuidado con el contacto directo con la mezcla en fermentación.

Leer ⇾  ¿Qué productos fermentados de la leche existen?

Paso 3: Crea la salmuera

Prepara una salmuera con una concentración de sal del 3%. Disuelve 15 gramos de sal en medio litro de agua libre de cloro. También puedes agregar un poco de jugo de chucrut para obtener un impulso adicional de probióticos y un entorno ácido.

Paso 4: Empaca y fermenta

Empaca los jalapeños picados en el frasco elegido, dejando algo de espacio en la parte superior. Vierte la salmuera sobre los pimientos, asegurándote de que estén completamente sumergidos. Usa un pequeño peso o una tapa especial para mantenerlos debajo de la salmuera.

Paso 5: Deja que fermente

Sella el frasco con una tapa con trampa de aire o una tapa normal (recuerda «sacar el aire» ocasionalmente si no usas una trampa de aire). Coloca el frasco en un lugar fresco y oscuro, lejos de la luz solar directa. Deja que los jalapeños fermenten durante al menos 7 días, o hasta varias semanas, según la intensidad de sabor que desees.

Paso 6: Prueba y almacena

Después del período de fermentación, prueba tus jalapeños. Si estás contento con el sabor, reemplaza la trampa de aire con una tapa normal. Guarda el frasco en el refrigerador para ralentizar aún más la fermentación.

Jalapeños

Disfruta los frutos de la fermentación

¡Felicidades, has transformado exitosamente simples jalapeños en delicias llenas de sabor y probióticos! Estos jalapeños fermentados pueden disfrutarse solos, añadirse a platos para un toque picante o incluso mezclarse en una salsa picante. La belleza de la fermentación radica en su versatilidad: experimenta con los sabores que estimulen tus papilas gustativas.

Así que adelante, emprende este viaje culinario y saborea la bondad de los jalapeños fermentados hechos en casa y repletos de probióticos. ¡Tu intestino te lo agradecerá!

Leer ⇾  Yogur casero: una opción saludable y deliciosa