Cómo hacer un hotel de scobys: Todo lo que necesitas saber

Sabores de Kombucha

¿Alguna vez has oído hablar de los scobys? Estos fascinantes organismos vivos son la clave para elaborar una deliciosa y saludable bebida conocida como kombucha. Pero, ¿sabías que los scobys también necesitan un lugar adecuado para alojarse y crecer? En este artículo, te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre los hoteles de scobys. Descubrirás qué son, para qué sirven y cómo puedes hacer tu propio hotel para scobys en casa. ¡Prepárate para sumergirte en el fascinante mundo de la fermentación!

1. ¿Qué es un scoby?

Antes de sumergirnos en los detalles sobre los hoteles de scobys, es importante comprender qué es exactamente un scoby. La palabra «scoby» es un acrónimo que significa «Symbiotic Culture of Bacteria and Yeast» (Cultivo Simbiótico de Bacterias y Levaduras, en español). Es una especie de disco gelatinoso que se forma durante el proceso de fermentación de la kombucha. Está compuesto por una comunidad de bacterias y levaduras beneficiosas que trabajan juntas para convertir el té dulce en una bebida ligeramente ácida y burbujeante.

😮 ¿Quieres saber más sobre el scoby? No te preocupes, te lo contamos en este 👉 post.

2. Para qué sirve un hotel de scoby

Un hotel de scoby es un espacio diseñado para alojar y mantener múltiples scobys de kombucha. A medida que elaboras kombucha en casa, es común que los scobys se reproduzcan y se acumulen. En lugar de deshacerte de los excedentes, puedes almacenarlos en un hotel de scoby. Esto te permitirá tener una reserva de scobys saludables y listos para usar en caso de necesidad. Además, el hotel de scoby también proporciona un entorno óptimo para que los scobys inactivos se mantengan en buen estado mientras esperan su turno para ser utilizados.

Scoby: el corazón de la Kombucha

3. Cómo hacer un hotel para scoby

3.1 Hacer un hotel de scoby

Aquí te presentamos una lista de los pasos que debes seguir para crear tu propio hotel de scoby:

  1. Prepara el recipiente: Consigue un recipiente de vidrio de boca ancha con capacidad suficiente para alojar todos tus scobys. Asegúrate de que esté completamente limpio y desinfectado antes de usarlo.
  2. Vierte el té de kombucha: Llena el recipiente con suficiente té de kombucha sin endulzar para cubrir los scobys. El té proporcionará los nutrientes necesarios para su mantenimiento.
  3. Acomoda los scobys: Coloca suavemente los scobys en el recipiente, uno encima del otro. Asegúrate de que estén completamente sumergidos en el líquido. Si es necesario, añade más té de kombucha para cubrirlos por completo.
  4. Cubre el recipiente: Cubre el recipiente con un paño de tela permeable o papel de cocina sujeto con una banda elástica. Esto permitirá que el hotel respire y evite la entrada de contaminantes no deseados.
  5. Ubicación adecuada: Coloca el hotel de scoby en un lugar oscuro y a temperatura ambiente constante. Evita la exposición directa a la luz solar, ya que puede dañar los scobys.
  6. Mantenimiento regular: Asegúrate de revisar periódicamente el hotel de scoby para quitar el exceso de levadura que pueda acumularse en la parte inferior. Usa una cuchara esterilizada para retirar cuidadosamente la capa superior si es necesario.

Siguiendo estos simples pasos, podrás crear tu propio hotel de scoby y mantener tus cultivos de kombucha en un entorno óptimo para su crecimiento y desarrollo. ¡Disfruta de la magia de la fermentación en casa!

Leer ⇾  Yogur casero: una opción saludable y deliciosa

3.2 Líquido del hotel de scoby

El líquido utilizado en el hotel de scoby es crucial para mantener a los scobys sanos y activos. La mejor forma de alimentar el hotel es empleando kombucha casera que haya pasado la primera fermentación. Cada vez que prepares un nuevo lote de kombucha, reserva un poco y añádelo al hotel. Esta práctica regular asegurará que el hotel reciba suficiente energía y que los scobys se mantengan saludables.

Sin embargo, es posible que el líquido del hotel se evapore con el tiempo, dejando a los scobys expuestos. En ese caso, es importante reponer el líquido. Puedes hacerlo de varias formas. Una opción es preparar un poco de té dulce o kombucha sin sabor y añadirlo al hotel. Aquí tienes una receta sencilla:

  1. Pon una cucharada de té negro en 400-500 ml de agua.
  2. Añade 2 cucharaditas de azúcar de caña y lleva la mezcla a hervir.
  3. Deja que el té se enfríe por completo y luego cuélalo.
  4. Añade el té preparado al hotel de scoby para asegurar que los scobys tengan suficiente líquido.
Scoby: el corazón de la Kombucha

3.3 ¿Por qué no usar kombucha de sabores para el hotel?

Cuando se trata de elegir el líquido para el hotel de scoby, es importante tener en cuenta qué tipo de kombucha utilizar. Aunque la kombucha de sabores puede ser deliciosa para disfrutar, no es recomendable utilizarla en el hotel de scoby. Aquí te explicamos por qué:

El scoby se alimenta principalmente de tres fuentes: té sin sabor, azúcar de caña y agua. Cuando se añaden sabores, aceites, extractos o hierbas aromáticas a la kombucha, se introduce un factor que puede debilitar al scoby a largo plazo. Aunque al principio pueda parecer que funciona bien, con el tiempo, el scoby puede perder fuerza y volverse débil.

Además, el scoby no es capaz de digerir adecuadamente otros ingredientes que no sean los mencionados anteriormente. Esto puede resultar en problemas durante la fermentación, como la falta de generación de gas, un exceso de levadura o incluso la aparición de moho, lo cual es indeseable.

Para evitar riesgos y garantizar un buen resultado, es recomendable realizar la primera fermentación solo con té sin sabor, agua y azúcar de caña. Al utilizar estos ingredientes básicos, se proporcionan las condiciones óptimas para que el té dulce se fermente y se convierta en kombucha de manera adecuada.

Cada scoby es único, pero seguir esta práctica más tradicional aumentará las probabilidades de obtener buenos resultados y mantener un hotel saludable y próspero.

4. Cuidados y mantenimiento del hotel de scoby

El cultivo de kombucha es conocido por su resistencia y capacidad de conservación a largo plazo, convirtiéndolo en uno de los mejores fermentos caseros que puedes tener.

A pesar de su durabilidad, el hotel de scoby requiere ciertos cuidados para garantizar su longevidad. Realizar un mantenimiento regular ayudará a asegurar que tus scobys se mantengan frescos, saludables y listos para su uso en cualquier momento.

Se recomienda realizar el mantenimiento del hotel cada 2-6 meses, o cuando observes una acumulación excesiva de levadura. De esta manera, podrás mantener un entorno óptimo para tus scobys y prolongar su vida útil durante meses e incluso años.

Hotel de scobys

Es importante destacar que guardar el hotel de scoby en la nevera no es aconsejable, esto debilita el cultivo, ya que las bacterias «duermen» y su capacidad de fermentación se ve comprometida.

Leer ⇾  Fermentación en casa: equipo básico y consejos

Aquí hay algunas pautas a seguir:

4.1 Quitar el exceso de levadura

Durante el proceso de fermentación, es común que aparezcan levaduras alrededor del scoby. Estas levaduras son de color marrón y tienden a acumularse en el fondo del recipiente una vez que han completado su ciclo de vida.

Es importante tener en cuenta que las levaduras desempeñan un papel vital en el proceso de fermentación de la kombucha. Son responsables de crear las burbujas características y también proporcionan nutrientes para las bacterias.

No se recomienda eliminar por completo todas las levaduras del hotel de scoby, ya que son necesarias para la producción de gas. Sin embargo, es importante quitar el exceso para mantener un equilibrio adecuado en el cultivo.

A continuación, te mostramos cómo puedes retirar el exceso de levadura:

  1. Coloca los scobys en un recipiente aparte y cúbrelo con una tela transpirable o una tapa para evitar la contaminación.
  2. Filtra el líquido del hotel en otro recipiente limpio utilizando un colador. Esto te permitirá eliminar el exceso de levadura.
  3. El líquido filtrado se puede utilizar como té iniciador para hacer nuevos lotes de kombucha. Asegúrate de reservar una pequeña cantidad para añadirla de nuevo al hotel.
  4. Enjuaga el hotel con agua caliente para eliminar cualquier residuo de levadura que pueda haber quedado en el fondo y en los laterales del recipiente.
  5. Si los scobys han crecido demasiado grandes, puedes cortarlos o separarlos. Luego, vuelve a colocarlos en el tarro de hotel limpio y añade té dulce sin sabor hasta que esté medio lleno. Completa el resto del recipiente con kombucha sin sabor.

Cabe destacar que algunas personas eligen llenar el hotel solo con kombucha o solo con té dulce. Puedes optar por la variante que prefieras, aunque se recomienda añadir un poco de cada líquido para obtener mejores resultados y mantener un equilibrio en el cultivo de scoby.

4.2 Cómo cortar los scobys

A medida que los scobys crecen, es posible que se vuelvan más gruesos e incluso aparezcan nuevas capas en la parte superior del hotel. Esto puede obstaculizar el flujo de oxígeno hacia el líquido y afectar la fermentación. Cortar los scobys en el hotel puede ayudar a mejorar el flujo de oxígeno y mantener un equilibrio adecuado. Aquí tienes algunos consejos para hacerlo:

  1. Primero, retira la capa más gruesa que se haya formado en la parte superior del hotel. Puedes usar las manos para retirarla suavemente.
  2. Intenta separar las capas de scoby con las manos. Si son delgadas, esto se puede hacer fácilmente. No te preocupes si se rompen un poco en el proceso.
  3. Si no puedes separarlos con las manos, puedes utilizar unas tijeras o un cuchillo desinfectados con vinagre. También puedes utilizar vinagre de kombucha para desinfectar el utensilio. Ten precaución al usar el cuchillo y hazlo con cuidado para evitar lesiones.
  4. Puedes recortar el scoby con las tijeras para reducir su ancho o grosor. También puedes cortarlo por la mitad con un cuchillo, como si estuvieras cortando una barra de pan.
  5. Retira los bordes que estén blancos y gelatinosos. Estos bordes son partes muertas del scoby y es mejor desecharlos.

Si te sobran trozos de scoby saludables que hayas cortado, puedes aprovecharlos para otros usos. Por ejemplo, pueden ser utilizados como vendas naturales para cortes o quemaduras, aplicándolos directamente sobre la piel.

Scoby: el corazón de la Kombucha

Es importante mantener un equilibrio en el tamaño y grosor de los scobys en el hotel para garantizar un buen flujo de oxígeno y un proceso de fermentación saludable. Experimenta con el tamaño que funcione mejor para ti y el rendimiento de tu kombucha.

Leer ⇾  Descubre las variedades de manzanas ideales para hacer sidra artesanal

4.3 Rotación de scobys

Algunas personas optan por practicar la rotación de scobys en su hotel de kombucha. Esto implica intercambiar los scobys utilizados en la elaboración de nuevos lotes de kombucha con los scobys almacenados en el hotel. A continuación, se presentan algunos consejos adicionales sobre la rotación de scobys:

  1. Usando el té iniciador y un scoby del hotel, elabora un nuevo lote de kombucha. Este proceso implica utilizar un scoby y una porción de té iniciador fresco para fermentar un nuevo lote de té dulce.
  2. Una vez que hayas terminado de fermentar el té dulce, el scoby utilizado en ese lote se coloca en el hotel. Asegúrate de enjuagarlo suavemente con agua caliente para eliminar cualquier residuo antes de colocarlo en el hotel.
  3. Almacenar el scoby utilizado en el hotel permite que descanse y se recupere, mientras que los scobys más activos se utilizan para fermentar nuevos lotes de kombucha. Esto mantiene un cultivo activo y saludable.
  4. Sin embargo, también es válido utilizar el mismo scoby en cada lote de kombucha si has encontrado un equilibrio y sabor que te gusta. Esto proporciona una consistencia en el resultado final de la kombucha.

Cada persona puede encontrar su propio ritmo y método preferido. Algunas personas prefieren rotar los scobys para mantener un cultivo activo, mientras que otras prefieren utilizar el mismo en cada lote. Experimenta y descubre qué funciona mejor para ti, tu entorno y tus scobys. ¡Disfruta del proceso de elaboración de kombucha y encuentra tu propio camino!

Hotel de scobys

5. Consejos extra

Aquí tienes algunos consejos adicionales que pueden resultarte útiles:

  1. Deja la levadura marrón en el hotel: No es necesario quitar toda la levadura marrón que encuentres en el hotel. Esta levadura es beneficiosa para la salud del scoby, por lo que es recomendable dejarla. Solo debes retirar el exceso para mantener un equilibrio en el cultivo.
  2. Usa herramientas limpias para cortar los scobys: Puedes utilizar tus manos limpias, tijeras o cuchillos desinfectados para cortar o separar los scobys. Esta práctica es útil cuando los scobys se vuelven demasiado grandes o cuando deseas trasladarlos a otro hotel o regalarlos.
  3. No dañarás el scoby al cortarlo: Cortar o manipular los scobys no causará daño. La forma resultante del corte no es relevante, ya que los scobys volverán a adoptar la forma del recipiente en el que se encuentren almacenados.
  4. Reutiliza los scobys: Los scobys se pueden utilizar en múltiples ocasiones antes de que envejezcan. Con el tiempo, pueden volverse de color marrón oscuro, pero esto no supone un problema. Puedes seguir usándolos hasta que estén demasiado oscuros, secos o pierdan su firmeza.

¡Ahora estás listo para crear tu propio hotel de scobys y tener una reserva de estos fascinantes organismos fermentadores a tu disposición! Recuerda que son seres vivos y necesitan cuidado y atención. Con un poco de amor y conocimiento, podrás disfrutar de deliciosas y saludables bebidas de kombucha en casa, mientras mantienes una próspera comunidad de scobys en tu hotel. ¡A fermentar se ha dicho!