Cebolla fermentada – Cómo hacerla y beneficios

La cebolla fermentada es un alimento delicioso y saludable que puedes preparar en casa. En este artículo, te guiaremos paso a paso en el proceso de fermentación de la cebolla y te contaremos los increíbles beneficios que ofrece para tu salud. Descubre cómo hacerla y por qué deberías incorporarla en tu dieta.

Cebolla fermentada

¿Qué es la fermentación de cebolla y por qué es buena para ti?

La fermentación de la cebolla es un proceso en el que las bacterias lácticas convierten los azúcares presentes en la cebolla en ácido láctico. Esto no solo le da a la cebolla un sabor único y delicioso, sino que también mejora su valor nutricional y sus propiedades probióticas. La fermentación es un método de conservación natural que prolonga la vida útil de la cebolla y promueve la salud intestinal.

Cómo fermentar cebolla en casa – Receta paso a paso

1 Preparación de los ingredientes y utensilios necesarios

Para fermentar cebolla en casa, necesitarás los siguientes ingredientes y utensilios:

  • Cebollas orgánicas
  • Agua sin cloro
  • Sal marina
  • Frasco de vidrio esterilizado con tapa hermética
  • Peso o tapa para mantener las rodajas de cebolla sumergidas

No se han encontrado productos.

2 Cortar y preparar las cebollas

Corta las cebollas en rodajas finas o en juliana según tu preferencia. Asegúrate de utilizar cebollas orgánicas para obtener los mejores resultados y evitar pesticidas y productos químicos no deseados.

3 Preparar la salmuera

Mezcla agua sin cloro y sal marina para crear una salmuera. La proporción recomendada es del 3% de sal por litro de agua. Asegúrate de disolver completamente la sal en el agua antes de pasar al siguiente paso.

4 Fermentación de la cebolla

Coloca las rodajas de cebolla en el frasco de vidrio esterilizado. Vierte la salmuera sobre las rodajas de cebolla, asegurándote de que estén completamente sumergidas. Emplea un peso o una tapa para mantener las rodajas de cebolla debajo de la salmuera y evitar la exposición al aire.

Cebolla fermentada

5 Almacenamiento y fermentación

Tapa el frasco con la tapa hermética o usa una gasa transpirable para permitir la salida del dióxido de carbono durante la fermentación. Coloca el frasco en un lugar oscuro a temperatura ambiente durante al menos 10 días. Puedes probar la cebolla fermentada a partir del día 10 y decidir cuánto tiempo adicional deseas dejarla fermentar para obtener el sabor deseado.

Leer ⇾  Los beneficios de los alimentos fermentados para la piel: ¿Realidad o mito?

6 Almacenamiento a largo plazo

Una vez que estés satisfecho con el sabor de la cebolla fermentada, cierra el frasco con la tapa hermética y guárdalo en el refrigerador. La cebolla fermentada puede durar varios meses en el refrigerador, lo que te permitirá disfrutarla en diversas preparaciones culinarias.

Cebolla fermentada

Beneficios para la salud de la cebolla fermentada

La cebolla fermentada no solo es deliciosa, sino que también ofrece una amplia gama de beneficios para la salud. Estos son algunos de los principales beneficios:

Mejora de la salud intestinal

La fermentación de la cebolla promueve el crecimiento de bacterias beneficiosas en el intestino, lo que mejora la salud intestinal y fortalece el sistema inmunológico. La cebolla fermentada es rica en probióticos naturales que contribuyen a equilibrar la flora intestinal y mejorar la digestión.

Propiedades antibacterianas y antivirales

La cebolla fermentada conserva las propiedades antibacterianas y antivirales de la cebolla cruda. Los compuestos bioactivos presentes en la cebolla fermentada ayudan a combatir infecciones y fortalecer el sistema inmunológico.

Cebolla fermentada

Conservación de nutrientes

A diferencia de otros métodos de conservación que pueden degradar los nutrientes de los alimentos, la fermentación preserva los nutrientes de la cebolla. Además, la fermentación mejora la biodisponibilidad de los nutrientes, lo que significa que tu cuerpo puede absorberlos mejor.

Reducción de la inflamación

La cebolla fermentada contiene compuestos antiinflamatorios que pueden ayudar a reducir la inflamación en el cuerpo. Esto puede ser beneficioso para personas que sufren de enfermedades inflamatorias como la artritis.

Disfruta de la cebolla fermentada en tus comidas

La cebolla fermentada es versátil y se puede disfrutar de diversas formas en tus comidas. Puedes agregarla como condimento en ensaladas, salsas, aderezos o platos principales. Su sabor suave y ácido complementará una amplia variedad de recetas.

Cebolla fermentada

La cebolla fermentada es un alimento delicioso y saludable que puedes preparar fácilmente en casa. Siguiendo los pasos descritos en este artículo, podrás disfrutar de los beneficios probióticos y nutricionales de la cebolla fermentada. Asegúrate de almacenarla adecuadamente en el refrigerador para prolongar su vida útil y disfrutarla en tus comidas durante varios meses. ¡Atrévete a probar la cebolla fermentada y descubre una nueva dimensión de sabor y salud!

Leer ⇾  Sake: el tesoro líquido de Japón